¡Vivan las cadenas!

Imagínense el percal. Fernando VII, el Rey Felón y peor monarca de nuestra historia, vuelve del destierro en 1814. Un puñado de fulanos desenganchan los caballos de la carroza real y se atan ellos mismos para jalarla al grito de “¡Vivan las cadenas!”. Era la escenificación perfecta de lo que quería gran parte del pueblo: […]

Leer más